10May

Prevenir la pérdida auditiva: otro beneficio del vino tinto

Todos hemos oído hablar de los increíbles beneficios de la dieta mediterránea. Combate la obesidad y mejora la salud cardiovascular gracias a un aporte variado y equilibrado de productos naturales y tradicionales (frutas, verduras, legumbres, aceite de oliva…) por ello es considerada como una de las dietas más completas y ricas existentes.

De hecho, uno de los pilares de esta cultura gastronómica, el vino tinto, posee múltiples beneficios también para el organismo. Entre sus ventajas encontramos que evita la aparición de dolencias cardíacas, enfermedades mentales, el colesterol alto, el cáncer de intestino e incluso sus últimos beneficios están relacionados con la salud auditiva. Por supuesto, el vino tinto en exceso no es recomendable ya que puede provocar el efecto contrario: la pérdida de audición.

El resveratrol, un compuesto botánico que se encuentra en algunas frutas como las frambuesas, arándanos, moras o uvas rojas y por tanto, en el vino tinto también, puede proteger frente a la pérdida auditiva y el deterioro cognitivo, según publicaba la revista Otolaryngology-Head and Neck Surgery. En concreto, tiene un efecto protector sobre la pérdida de audición inducida por el ruido. También evita la toxicidad de la oreja causada por el cisplatino (un agente quimioterapéutico que se usa para tratar el cáncer).

La investigación, la cual se realizó con ratones, concluía que los ratones sanos tienden en menor medida a sufrir los efectos a largo plazo de pérdida de la audición inducida por ruido si se les suministra resveratrol antes de exponerles a ruidos fuertes.

Pero además el resveratrol podría ser beneficioso para otros problemas de salud. “Nuestro último estudio se centró en el resveratrol y su efecto en la inflamación, la respuesta del cuerpo a las lesiones y es algo que se considera la causa de muchos problemas de salud como la enfermedad de Alzheimer, el cáncer, el envejecimiento y la pérdida de la audición”, dijo el autor principal del estudio Dr. D. Michael Seidman del Hospital Henry Ford en Detroit.

Avatar

ABOUT THE AUTHOR

admin

Leave A Comment