10May

Prevenir la pérdida auditiva: otro beneficio del vino tinto

Todos hemos oído hablar de los increíbles beneficios de la dieta mediterránea. Combate la obesidad y mejora la salud cardiovascular gracias a un aporte variado y equilibrado de productos naturales y tradicionales (frutas, verduras, legumbres, aceite de oliva…) por ello es considerada como una de las dietas más completas y ricas existentes.

De hecho, uno de los pilares de esta cultura gastronómica, el vino tinto, posee múltiples beneficios también para el organismo. Entre sus ventajas encontramos que evita la aparición de dolencias cardíacas, enfermedades mentales, el colesterol alto, el cáncer de intestino e incluso sus últimos beneficios están relacionados con la salud auditiva. Por supuesto, el vino tinto en exceso no es recomendable ya que puede provocar el efecto contrario: la pérdida de audición.

El resveratrol, un compuesto botánico que se encuentra en algunas frutas como las frambuesas, arándanos, moras o uvas rojas y por tanto, en el vino tinto también, puede proteger frente a la pérdida auditiva y el deterioro cognitivo, según publicaba la revista Otolaryngology-Head and Neck Surgery. En concreto, tiene un efecto protector sobre la pérdida de audición inducida por el ruido. También evita la toxicidad de la oreja causada por el cisplatino (un agente quimioterapéutico que se usa para tratar el cáncer).

La investigación, la cual se realizó con ratones, concluía que los ratones sanos tienden en menor medida a sufrir los efectos a largo plazo de pérdida de la audición inducida por ruido si se les suministra resveratrol antes de exponerles a ruidos fuertes.

Pero además el resveratrol podría ser beneficioso para otros problemas de salud. “Nuestro último estudio se centró en el resveratrol y su efecto en la inflamación, la respuesta del cuerpo a las lesiones y es algo que se considera la causa de muchos problemas de salud como la enfermedad de Alzheimer, el cáncer, el envejecimiento y la pérdida de la audición”, dijo el autor principal del estudio Dr. D. Michael Seidman del Hospital Henry Ford en Detroit.

26Abr

Me duele el oído, mamá

El dolor de oído es sorprendentemente frecuente en niños. Casi todos los menores de tres años lo han sufrido en alguna ocasión. En muchos casos la molestia puede ser debida a una infección de oído en la parte media, conocida como otitis media. Estas infecciones normalmente están provocadas por gérmenes, que hacen que se acumule líquido y se infecte el mismo, lo que a su vez resulta en dolor.

Factores de riesgo

Durante la infancia, las Trompas de Eustaquio, el tubo fino que conecta la nariz con el oído, es muy pequeño por lo que puede obstruirse ante cualquier alergia o catarro. Por otro lado, el hecho de que el sistema inmunitario en los niños no esté desarrollado igual que en un adulto también les hace más propensos a padecer estas patologías con más frecuencia. El contacto con otros niños en la guardería es una de las principales causas.

Estas infecciones aparte de provocar dolor, pueden desembocar en fiebre y problemas auditivos severos, pero todo ello tiene fácil solución si se acude a un especialista. El médico, a través del otoscopio examinará en profundidad el interior del oído y si detecta infección recetará el medicamento adecuado, evitando así el uso de antibióticos innecesarios, y en breve el paciente se empezará a encontrar mejor.
En cualquier caso, cuando un niño tiene infecciones de oído crónicas o con demasiada frecuencia es posible que necesite algunas pruebas, como una audiometría, que mide la audición, o una timpanometría, que determina si el tímpano cumple su función con normalidad. Algunas de las recomendaciones para no incurrir en estos problemas son evitar los ambientes con mucho humo o cuidar la higiene diaria, lo que se consigue lavándose las manos frecuentemente, e intentando no tocarse nariz y ojos.

En Alain Afflelou Audiólogo contamos con servicios de audiología avanzada infantil. ¡Consúltanos!

11Abr

Músicos, decibelios y problemas auditivos

Ser músico es uno de los factores de riesgo principales en relación con la pérdida de audición. Estudios realizados por el Observatorio de Prevención Auditiva para los Músicos (OPAM) indican que el 50% de los músicos presentan algún tipo de problema auditivo, y es que, los profesionales de este sector conviven a diario con altos niveles sonoros (entre los 80 dB y los 110 dB), muy cerca, por tanto, del umbral del dolor situado en los 120 dB.

Hiperacusia (intolerancia a sonidos de un nivel normal pero que el oído percibe como muy elevados o incluso dolorosos), acúfenos (molestos silbatos), o diploacusia, (distorsión de la frecuencia o percepción de un ruido de forma diferente en cada oído) son algunos de los trastornos auditivos más comunes.

Sobre esta situación, alerta el bajo nivel de concienciación existente, ya que sólo 1 de cada 4 músicos utiliza tapones o algún otro tipo de protección. Por ello, es importantísimo informar y formar sobre el riesgo existente por exposición a altos niveles de sonido y fomentar el conocimiento de qué medidas se pueden aplicar para disminuir al máximo este riesgo. Algunas de ellas se detallan a continuación:

  • Disminuir el sonido en su origen y reducir el tiempo de exposición: los especialistas recomiendan tomar algunas medidas como no acercarse a los amplificadores en exceso durante los conciertos o guardar una hora de reposo auditivo por cada hora de ensayo
  • Uso de protección auditiva: Los tapones que pueden atenuar el ruido y a la vez permitir a los músicos una audición totalmente nítida y precisa en todas las frecuencias. El uso de este tipo de protecciones puede reducir entre 15 y 25 dB el sonido.
  • Revisar periódicamente la audición: Visitar a un especialista ante algún síntoma que pueda alertar de un posible trastorno auditivo es muy recomendable entre los miembros de este colectivo.

Casos famosos

Son muchos los artistas a nivel internacional, que han dado a conocer sus problemas auditivos, con la intención de aumentar la concienciación entre el gremio de músicos y de que otros puedan sobreproteger sus oídos de la sobreexposición a altos niveles sonoros. Es el caso de los británicos Pete Townshend, compositor y guitarrista del grupo de rock The Who, quien padece una pérdida de audición y tinnitus en ambos oídos, o Chris Martin, cantante de Coldplay, quien padece tinnitus desde hace más de 10 años. Phil Collins, Sting o Neil Young también han querido dar a conocer su pérdida de audición para ayudar tanto al sector como al público.

05Abr

¿Sabías que la exposición al ruido durante el embarazo aumenta el riesgo de dañar la salud auditiva de tu bebé?

Según indica el estudio “Exposición al ruido ocupacional de la madre durante el embarazo y la disfunción auditiva en niños” realizado por el Instituto de Medicina Medioambiental Karolinska de Estocolmo entre la población sueca, la exposición al ruido durante períodos de gestación puede dañar la capacidad auditiva del feto. Existe hasta un 80% de riesgo entre madres que desarrollan su vida laboral en entornos ruidosos.

Esta investigación está basada en los datos recopilados de 1,4 millones de niños nacidos en Suecia entre 1986 y 2008. Para el análisis se ha incluido información sobre la profesión de la madre, consumo de tabaco, etnia, índice de masa corporal, el tiempo de excedencia en sus empleos y otros aspectos socio-económicos.

Analizando por separado dos colectivos de madres trabajadoras, uno con jornada laboral a tiempo parcial y otro con jornada completa, los resultados indican que la tasa de riesgo de que el bebé padezca una disfunción auditiva cuando se pasa de una exposición de 75db a 85 db, era superior entre las madres con jornada completa, donde la media de exposición al ruido es de 1,82 frente a 1,27 entre el grupo de trabajadoras a tiempo parcial.

Por lo tanto, según argumenta Jenny Selander, Directora de la Investigación, es fundamental respetar y cumplir por parte de los empresarios las recomendaciones de las autoridades expertas suecas, evitando exponer a sus trabajadoras embarazadas a entornos por encima de los 80 dB. Es evidente que, aunque la madre pueda proteger sus oídos en estos entornos, para el feto no existe protección alguna.

08Ene

Tinnitus y pérdida de audición, riesgo real para los jóvenes

Uno de cada cinco jóvenes sufre tinnitus según un estudio del Hospital Universitario de Amberes

Muchos jóvenes viven en medio de un mundo con ruidos excesivamente altos. Conciertos, fiestas y el uso excesivo de auriculares con música a un volumen exagerado y durante mucho tiempo, es algo normal entre ellos.

Según el citado estudio, uno de cada cinco estudiantes de instituto tiene pitidos permanentes en los oídos por haberse expuesto a estas situaciones. Asimismo, tres de cada cuatro experimenta tinnitus temporal, y tan solo un 5% utiliza algún tipo de protección auditiva, como los tapones de oídos, para protegerse contra el ruido. Son muy pocos los que adoptan medidas para proteger sus oídos y por este motivo, los investigadores instan a los padres a que tomen conciencia de los hábitos de sus hijos.

Tinnitus, un ruido molesto.

Los adolescentes que se exponen a entornos ruidosos suelen experimentar pitidos en los oídos y se arriesgan a padecer daños auditivos permanentes. Los más comunes son el tinnitus y la pérdida de audición.

El tinnitus puede llegar a ser muy molesto y provocar efectos realmente negativos en el individuo. El ruido del tinnitus interfiere en el dormir, la concentración, la comunicación y la capacidad de relajarse. En los adolescentes, además, puede afectar en sus estudios.

Acerca del estudio

Los investigadores del Hospital Universitario de Amberes en Bélgica llevaron a cabo este estudio, que se publicó en la revista Plus One, sobre una muestra de 4.000 estudiantes flamencos, a los que se les preguntó si percibían pitidos en los oídos, y su postura acerca de los ruidos fuertes y las protecciones auditivas.

 

22Nov

¿Qué audífonos me compro?

Estilo de vida, situación laboral y actividades en tiempo libre, factores determinantes en nuestra elección.

Cuando tenemos claro que utilizaremos audífonos, se nos plantean una serie de preguntas y dudas; y una de las primeras es, ¿qué tipo de audífono me compro? Y es que hasta éste momento (en la mayoría de los casos) no teníamos conocimiento de que existiera variedad alguna de audífonos.

Esta decisión (importante) debe estar basada en diferentes factores. Por un lado debemos escuchar al audioprotesista para que nos informe sobre los modelos que más nos convienen en función de nuestra pérdida auditiva, nuestra anatomía, nuestra destreza manual etc., y por otro lado debemos tener en cuenta nuestro estilo de vida y reconocer cuales son nuestras actividades habituales, situación laboral, preferencias en cuanto como pasar el tiempo libre: ¿Salgo con amigos a restaurantes o por el contrario paso tiempo en casa viendo la tele? ¿Escucho música? ¿Me muevo por muchos ambientes diferentes? ¿Bailo y abrazo a las personas? Cada situación, cada actividad, está cubierta por una prestación técnológica diseñada para esas condiciones sonoras. Una persona que pasa gran parte de su tiempo al aire libre debe asegurarse de que su audífono incorpora un potente reductor de ruido de viento. Por el contrario si pasamos mucho tiempo en casa y nos gusta ver las noticias o películas la conectividad con un accesorio para la televisión nos proporcionará el máximo confort. Por eso asegúrate de que tus audífonos cubrirán tus necesidades, así conseguirás satisfacción y podrás seguir disfrutando de tu vida.

Consulta en nuestros centros con nuestros especialistas, te asesorarán y acompañarán en el proceso de adaptación del audífono de tu elección.