02Nov

Higiene auditiva

Mantener una correcta higiene del oído es de vital importancia. Según datos obtenidos en nuestro país, aproximadamente la mitad de los españoles ha sufrido tapones en los oídos en alguna ocasión y más de un millón y medio de personas sufre problemas auditivos de manera frecuente. En muchos de los casos, los problemas vienen por desconocimiento acerca de cómo debemos mantener una correcta higiene de nuestros oídos.

Es aconsejable limpiar de forma periódica los oídos, dejando un intervalo de varios días entre cada limpieza. Sin embargo, la introducción de bastoncillos u otros objetos, como bolígrafos u horquillas sólo puede provocar problemas auditivos ya que con ello solo conseguiremos presionar la cera hacia el interior y así desarrollar infecciones, heridas, pérdidas de audición o incluso perforaciones.

Es importante ser conscientes de que los oídos se limpian por sí mismos. Para la mayoría de las personas la cera del oído suele ser blanda y por ello no debería ser necesario eliminarla. Además, la cera en sí misma tiene una función como anti fungicida y antibacteriano y ayuda al canal auditivo a resistir al agua.

Qué hacer y qué no

Si realmente se tiene un exceso de acumulación de cera, a continuación, se exponen algunos consejos sobre qué se puede hacer y qué no se debería de hacer:

  • Contactar con un médico de atención primaria si sientes taponamiento, dolor o no puedes oír.
  • Probar con productos sin receta destinados a reblandecer la cera o incluso con algún tipo de aceite natural, si sabes que tienes tendencia a la acumulación de cera.
  • No utilizar agua oxigenada bajo ningún concepto. Si el problema no es el cerumen, sino algo más grave como una perforación en el tímpano o fluido detrás de éste, podrías causar daños mayores.

En cualquier caso, lo mejor es la prevención y para ello es recomendable una visita periódica al otorrinolaringólogo. Para mantener una correcta higiene de nuestros oídos se recomienda visitar al especialista al menos una vez al año, o con una mayor asiduidad si tenemos tendencia a la formación de tapones o a desarrollar patologías auditivas.

ABOUT THE AUTHOR

admin

Leave A Comment